El surgimiento de la Psicología de la Salud

Los psicólogos se han interesado en cuestiones de salud desde los primeros años del  siglo XX (Rodin y Stone, 1987; Stone, 1977). Algunos psicólogos (Stanley Hall en 1904 o William James en 1922) abordaron cuestiones de salud en sus escritos. No obstante, el interés profesional e investigador en esta área creció relativamente poco hasta los años setenta, aunque en la década de los 60 se comenzó a plantear la necesidad de intervenir en los servicios de salud (Schofield, 1969). Hasta finales de la década de los setenta, no hubo un movimiento dentro de la psicología al que se le pudiese denominar psicología de la salud (Matarazzo, 1980; Stone, 1979). Un número de disciplinas de la psicología (clínica, social, experimental, fisiológica, etcétera), con un interés común en cuestiones relacionadas con la salud, se reunió en 1978 para formar la división de la psicología de la salud de la American Psychological Association (APA), naciendo así formal, institucional y profesionalmente la psicología de la salud. Desde su aparición formal hasta la actualidad, el crecimiento de la psicología de la salud ha sido asombroso (Adler y Matthews, 1994; Taylor, 1987). Hay varios hitos en este campo que van a marcar el futuro de la disciplina recién creada. En 1979 sale a la luz el primer libro sobre esta temática (Stone, Cohen y Adler, 1979) titulado Health Psychology. En 1982 se publica la primera revista dedicada solamente a este tema, la Health Psychology. En 1983 se lleva a cabo una conferencia nacional sobre la educación y el entrenamiento de los psicólogos de la salud (Stone, 1983; (Oblitas, 2000, 2003, 2004, 2004a).

¿Por qué emerge la psicología de la salud?

Diversos factores de orden científico y relativos al cuidado de la salud han contribuido al nacimiento de la psicología de la salud (Matarazzo, 1980, 1982; Miller, 1983).

Cambio en la concepción de los términos de salud y tener buena salud

Recuérdese que tradicionalmente la salud ha sido conceptualizada como la ausencia de enfermedad. Sin embargo, más recientemente el concepto de salud ha sido redefinido en términos más positivos como un completo estado de bienestar físico, mental y social. Este cambio conceptual conlleva una visión holística de la salud que incorpora los aspectos psicológicos.

Cuestionamiento del modelo biomédico

Téngase presente que en dicho modelo, basado en el reduccionismo y en el dualismo mente-cuerpo, se ha asentado la medicina moderna. Este modelo se focaliza en los aspectos físicos de la salud y la enfermedad e ignora los factores psicológicos y sociales.

No cabe duda de que el modelo médico ha generado una investigación, una práctica médica y un desarrollo de nuevas tecnologías, que han sido muy eficaces en la erradicación de las enfermedades mortales en el pasado. No obstante, y si cabe todavía más en la actualidad, el modelo médico por sí mismo ha desempeñado un pobre papel a la hora de justificar muchos fenómenos de la salud y la enfermedad.

El cambio en los patrones de enfermedad

Antes de los avances espectaculares de la medicina en el siglo XX, la gran parte de las enfermedades mortales eran de tipo agudo o infeccioso (neumonía, gripe, tuberculosis, difteria…) El descubrimiento de fármacos efectivos, tales czomo antibióticos y vacunas, y la mejora de la tecnología médica contribuyó a erradicar el número de víctimas inherentes a estas enfermedades.

La reducción en la incidencia de dichas enfermedades y el incremento en la longevidad han dejado paso a las enfermedades crónicas. Quiere ello decir que la mayoría de estas enfermedades están relacionadas con nuestra conducta y son prevenibles.

Nacemos con buena salud y enfermamos como resultado de una conducta y unas condiciones ambientales inadecuadas. Fruto de ello, los factores psicológicos han pasado a un primer plano, ya que los principales problemas de salud de nuestro tiempo están estrechamente relacionados con nuestra conducta.

Cuestiones de índole económica

Han jugado un papel determinante en la consideración de los factores psicológicos y conductuales en la salud. Los costos por cuidados de salud se han disparado. Sin embargo, aunque los costos se han incrementado exageradamente, las personas no han experimentado una mejora de salud proporcional a los mismos. Además, una cantidad importante de los costos del cuidado de salud van destinados a reparar daños causados por hábitos y estilos de vida no saludables. Por tanto, factores económicos junto con el cambio en los patrones de enfermedad han provocado un giro hacia medidas preventivas y, especialmente, en cambiar las conductas no saludables

Tecnología conductual

Ha contribuido de modo claro a la emergencia de la psicología de la salud en ese momento histórico, como un hecho casi natural al tener éxito en la salud mental y quedar a un paso la salud física que tiene clara relación con los factores psicológicos y conductuales.

Autor: Luis Armando Oblitas Guadalupe

—————————————

Adler, N. & Matthews, K. (1994). Health Psychology: Why do some people get sick and some stay well? Annual Review of Psychology, 45, 229-259.

Matarazzo, J.D. (1980). Behavioral Health and Behavioral Medicine: Frontiers for a new health psychology. American Psychologist, 35, 807-817.

Rodin, J. y Stone, G. (1987). Historical highlights in the emergence of the field. En G. Stone, S. Weis, J. Matarazo, N. Miller, J. Rodin, C. Belar, M. Follick y J. Singer (Eds.), Health Psychology: A discipline and a profession. Pp. 15-26. Chicago, lll: University of Chicago Press.

Schofield, W. (1969). The role of psychology in the delivery of health services. American Psychologist, 24, 565-584.

Escriba un comentario