Violencia Sexual sobre las mujeres y estrés postraumático

Jairo A. Rozo
Fundación Universitaria Los Libertadores, Colombia


La violencia sexual en las mujeres se produce tanto en el ámbito privado como en el público, causando una serie de trastornos psicológicos que son característicos del Trastorno de Estrés Postraumático.

“La violación, desde el punto de vista de las mujeres, no está prohibida: está regulada”.
Catherine MacKinnon.

“El descubrimiento de los hombres de que sus genitales podrían ser utilizados como arma para generar el miedo debe considerarse como uno de los descubrimientos más importantes de los tiempos prehistóricos, junto con el uso del fuego y de la primera hacha de piedra. Desde  los tiempos prehistóricos al presente, creo yo, la violación ha desempeñado una función importante. No es nada más ni menos que un proceso consciente de intimidación en el cual todos los hombres  mantienen a todas las mujeres en un estado de miedo”
Susan Brownmiller

El Trastorno por Estrés Postraumático, usualmente denominado TEPT, es un diagnóstico relativamente joven dentro de la historia de la psicopatología, tan solo 25 años. Se creó para cobijar los síntomas procedentes de personas expuestas a acontecimientos y catástrofes como guerras y desastres naturales.

Sin embargo, el espectro de fenómenos que podían provocar el TEPT fue ampliándose gradualmente a medida que diversos estudios demostraban que otros factores, a parte de la guerra, también podían producirle. Es así, como individuos (tanto hombres como mujeres) que han sufrido más de una experiencia traumática han puesto de manifiesto que consideraban la violación como el trauma más impactante y con mayores probabilidades de provocar el Trastorno de Estrés Postraumático.

Violencia Sexual y Estrés Postraumático

La violencia sexual en las mujeres causa una serie de trastornos psicológicos que son característicos del Trastorno de Estrés Postraumático. Tal tipo de violencia, ya sea en la edad adulta como en la infancia, marcan profundamente a la víctima; tanto a nivel físico, psicológico como social. Sin embargo, la aparición, y en algunos casos la intensidad del trauma, van a depender de diversas circunstancias, como son la edad de la víctima, relación con el agresor, características del hecho traumático (duración, peligro para la vida, tipo de acto…), apoyo familiar y social, y el proceso policial, sanitario y judicial que debe afrontar la víctima, y que conforman la llamada victimización secundaria.

Ahora bien, uno de los elementos principales a la hora de valorar las consecuencias psicológicas de la violencia sexual, estriba en la reiteración del acto violento.

Diversos autores consideran que el abuso sexual reiterado, produce un efecto de estrés postraumático similar al del acto ocasional, mientras que otros estiman que el abuso sexual reiterado produce un “acostumbramiento” o “adaptación” de la víctima al abuso, con otro tipo de consecuencias psicológicas.

Violencia sexual fenómeno oculto

A pesar de que actualmente estamos en uno de los momentos de mayor sensibilidad social hacia la problemática de los malos tratos a mujeres; la violencia sexual sigue siendo uno de los actos reprobables menos conocidos, ya que, a la falta de datos reales, debido tanto al oscurantismo y privacidad que rodea este tipo de violencia, se une la falta de detección y diagnóstico por parte de algunos colectivos profesionales e institucionales.

La valoración y estudio de las características de las agresiones sexuales a mujeres, circunstancias en las que se produjeron, tipo de acto, si es aislado o reiterado, relación de la víctima con el agresor, secuelas psicológicas de la violencia, y vivencias de los procedimientos institucionales; contribuyen al mejor conocimiento de la violencia sexual contra las mujeres, a mejorar la situación de las víctimas, y por tanto a la prevención de las conductas violentas y sus consecuencias.

Por ello, es importante que los psicólogos iberoamericanos estudien el fenómeno y aporten luces sobre las consecuencias psicológicas de la violencia sexual, que brinden herramientas para afrontar e intervenir en estos casos, así como sentar las bases de programas de prevención adecuados.

Citar:


Rozo, J. (11 julio, 2019). Violencia Sexual sobre las mujeres y estrés postraumático. Instituto Salamanca. https://instsal.me/sozrb


Este artículo es distribuido bajo licencia Creative Commons:

0 0 votos
Valoración artículo

5 Opiniones
Más recientes
Más antiguos Más votados
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios