Habilidades Sociales: Claves para mejorar las relaciones y bienestar emocional

Las Habilidades Sociales son un conjunto de conductas aprendidas que facilitan la interacción efectiva en situaciones sociales. Estas habilidades son cruciales para el desarrollo personal y el bienestar emocional, permitiendo establecer relaciones de calidad y generar vínculos positivos con los demás. Desde escuchar y formular preguntas, hasta la empatía y la asertividad, las Habilidades Sociales abarcan diversas competencias. Son esenciales en cualquier entorno, como el trabajo, la familia y la sociedad en general, mejorando la aceptación personal y reduciendo el aislamiento social.

El ser humano necesita de la sociedad para su crecimiento y desarrollo, en este sentido, la sociedad es tanto un medio como un fin, ya que, de por sí; las relaciones sociales son una fuente potencial de bienestar. Estaríamos hablando del doble objetivo de las Habilidades Sociales: objetivos instrumentales y objetivos afectivos.

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son conductas aprendidas que facilitan la interacción efectiva en diferentes contextos, como familia, trabajo y sociedad. Permiten expresar sentimientos, opiniones y necesidades de manera adecuada, mejorando nuestras relaciones interpersonales.

Definición de habilidades sociales

  • Se refieren a conductas que nos permiten relacionarnos de forma efectiva en situaciones sociales.
  • Imprescindibles para el desarrollo personal y el bienestar emocional.

Campo de estudio

Dentro del campo de estudio de la Psicología, el interés actual por las Habilidades Sociales y su implicación es cada vez mayor. No obstante, el estudio psicológico de este tipo de habilidades tiene sus orígenes en la década de los años cincuenta o incluso antes. Salter (1949) hacía referencia a las habilidades expresivas. Y con anterioridad, Murphy (1937) describía la importancia de las habilidades relacionales en niños y jóvenes.

Autores como Wolpe (1958) y Lazarus (1966) intentaron delimitar el concepto definiendo lo que por entonces se denominó conducta asertiva. Con el tiempo, los investigadores igualmente han llegado a la conclusión de que las Habilidades Sociales no se limitan al uso de la asertividad. De hecho, las habilidades sociales exigen la puesta en marcha de una serie de habilidades en un entorno social complejo. Algo que ya parecía señalar Philips (1961) cuando hace referencia a la competencia social.

Al margen de la limitación teórica del concepto, muchos autores (Ellis, 1962, Moreno, 1978) han aplicado lo que hoy se conoce como entrenamiento en Habilidades Sociales. Observando lo práctico que suponía en la intervención clínica.

Como resultado, se trata de enseñarle al individuo cómo llevar a cabo la conducta más beneficiosa sin que salga perjudicado a corto o largo plazo.

Origen del estudio de las Habilidades Sociales

Básicamente, el origen del estudio de las Habilidades Sociales se encuentra en las Teorías del Aprendizaje Social, la Psicología Social y la Terapia de Conducta.

Según la Teoría del Aprendizaje Social (Bandura, 1982), la relación entre la persona y el ambiente está mediada por procesos de aprendizaje (procesos de modelado y moldeamiento). Estos procesos pueden capacitar al sujeto para actuar de un modo socialmente competente.

Esta Teoría hace especial hincapié en la influencia del aprendizaje en la adquisición de un desempeño social competente (Habilidades Sociales). Esta perspectiva debe complementarse con la consideración de factores biológicos como el temperamento (inhibido o desinhibido).

Diplomado en  Counseling Consejería Profesional
DIPLOMADO
COUNSELING CONSEJERÍA PROFESIONAL

Aprenda Habilidades en Consejería para Promover el Desarrollo y Bienestar Humano.

Inscríbase Ahora

La Psicología Social ciertamente enfatiza la importancia de la percepción, la atracción y la comunicación interpersonal.

Por otra parte, la Terapia de Conducta señaló aquellos comportamientos e intervenciones psicológicas relacionadas con el concepto de desempeño socialmente habilidoso. En este sentido, destacan las estrategias de role-playing, ensayo de conducta, refuerzo positivo y moldeamiento.

Habilidades Sociales definición del concepto

Con respecto a la definición de Habilidades Sociales, Caballo (1991) señala lo extremadamente complicado que es definir una conducta socialmente habilidosa. Por consiguiente, existen diferencias culturales, individuales y contextuales que hacen imposible la definición absoluta y universal de habilidad social.

Hablamos de diferencias culturales en cuanto a que lo que en una cultura puede ser visto como una puesta en marcha adecuada, de relación en otra puede ser visto como todo lo contrario. Según un estudio comparativo del Instituto Max, las habilidades para la cognición social tales como entender las comunicaciones no verbales son propias del ser humano, siendo comunes a distintas culturas. Es decir, las habilidades en sí son algo propio del ser humano. Pero el uso, las consecuencias sociales y la interpretación que se derive de este uso dependen de cada cultura.

Las normas culturales, por lo tanto, marcan los patrones de comunicación adecuados e inadecuados en cada contexto y el uso esperable de dichas habilidades.

En consecuencia, es lógico pensar que aquellas personas que sean capaces de adaptarse rápidamente a las normas de comunicación y relación propias de cada cultura hagan un mejor uso de las Habilidades Sociales.

Importancia de las Habilidades Sociales

  • Fundamentales para establecer relaciones de calidad y generar vínculos positivos.
  • Relacionadas con la competencia social, la adaptación psicosocial y la autoestima.

Perspectiva psicológica de las Habilidades Sociales

  • Esenciales en el tratamiento y prevención de trastornos mentales como la ansiedad y la depresión.
  • Se adquieren a través del reforzamiento positivo, el aprendizaje vicario y la retroalimentación interpersonal.

Implicaciones sociales

El contexto en el que se mueva el sujeto también impide que se pueda establecer un criterio prefijado de lo que entendemos por habilidad social. El comportamiento esperable o socialmente aceptable está marcado por modas, tendencias y situaciones sociales muchas veces cambiantes.

A nivel individual, variables sociodemográficas como la edad, el sexo o el nivel educativo, pueden jugar un papel fundamental como mediadoras en el uso de este tipo de habilidades. Además, como señala Caballo (1991) no existe un único uso correcto de las Habilidades Sociales, sino que distintos individuos, ejerciendo pautas comportamentales distintas, pueden conseguir sus objetivos siendo socialmente competentes.

Muchos autores (Bellack, 1985, Kelly, 1955) han hecho especial énfasis en las consecuencias como un factor determinante de lo que puede considerarse como conducta socialmente competente. La idea es que puede entenderse como socialmente habilidosa toda aquella expresión de emociones e intereses (negativos y positivos) sin que se pierda el refuerzo social. Sin embargo, a menudo, podemos encontrarnos con conductas patógenas que son reforzadas socialmente.

En todo caso, es conveniente, como señala Linehan (1993), tener en cuenta tres tipos de eficacia interpersonal: eficacia del sujeto para lograr los objetivos, eficacia para mantener una buena relación y eficacia para mantener el autorrespeto.

Intentando llegar a una definición lo más adecuada posible, Caballo define las Habilidades Sociales como aquel:

«conjunto de conductas realizadas por un individuo en un contexto interpersonal que expresa sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras reduce la probabilidad de que aparezcan futuros problemas» (p.407).

Caballo (1991)

Conceptos relacionados con las Habilidades Sociales

Según la definición anterior, por lo tanto, el concepto de Habilidades Sociales incluye toda una serie de habilidades relacionadas. En el Cuadro 1 se sintetizan los principales términos relacionados con las Habilidades Sociales.

Cuadro  1
Conceptos relacionados con las Habilidades Sociales.

Las Habilidades Sociales no se limitan al clásico concepto de asertividad, sino que suponen una serie de comportamientos concretos. En un intento por operativizar el constructo, Caballo (1991) describe unas 13 dimensiones recogidas en la Tabla 1.

No obstante, el que un individuo haga uso adecuado de una habilidad concreta no implica que haga el mismo uso o sea socialmente competente en otra dimensión, así pues, un sujeto puede ser socialmente competente en cuanto a hablar en público pero totalmente incapaz de disculparse o admitir su propia ignorancia.

Asimismo, un aspecto que frecuentemente está relacionado con el uso correcto de las Habilidades Sociales es el conjunto de conductas no verbales y paralingüísticas que rodean al comportamiento habilidoso.

Particularmente importante es la mirada, la distancia interpersonal, la postura, los gestos, la expresión facial y la apariencia personal. Igual de importante es la correcta utilización de todos los componentes paralingüísticos como la entonación, el volumen de la voz, la claridad y la velocidad del habla.

Por su parte, Michelson (1987) señala que una conducta socialmente habilidosa se caracteriza por ser una habilidad adquirida por aprendizaje, que incluye comportamientos verbales y no verbales, que exige respuestas efectivas y apropiadas condicionadas por el medio.

Tabla 1
Dimensiones del constructo de Habilidades Sociales (Caballo, 1991).

Tipos de Habilidades Sociales

Habilidades Sociales básicas

  • Escuchar: Saber prestar atención a lo que otro comunica, mostrando interés y respeto en la comunicación.
  • Formular preguntas: Habilidad para indagar y obtener información relevante en una conversación.
  • Dar las gracias: Reconocer y expresar gratitud por actos o palabras recibidas de otros.

Habilidades Sociales complejas

  • Empatía: Capacidad de ponerse en el lugar del otro, comprender sus emociones y sentir empatía hacia sus circunstancias.
  • Asertividad: Habilidad para expresar opiniones, sentimientos y deseos de manera clara, directa y respetuosa.
  • Inteligencia emocional: Capacidad de identificar, comprender y gestionar adecuadamente las propias emociones y las de los demás.
  • Capacidad de comunicar sentimientos y emociones: Habilidad para expresar de forma asertiva las emociones y sentimientos, favoreciendo una comunicación efectiva.

¿Para qué sirven las Habilidades Sociales?

Las Habilidades Sociales son fundamentales en nuestras interacciones diarias, tanto a nivel personal como profesional. A continuación, se detallan algunos beneficios clave que ofrecen:

Beneficios en las relaciones interpersonales

  • Facilitan la comunicación efectiva y la creación de lazos sólidos.
  • Fomentan la empatía y la comprensión hacia los demás.
  • Ayudan a construir relaciones de confianza y respeto mutuo.

Resolución de conflictos

  • Permiten abordar desacuerdos de manera constructiva y encontrar soluciones pacíficas.
  • Promueven el diálogo y la negociación para llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes.
  • Evitan malentendidos y disputas prolongadas, contribuyendo a un ambiente armonioso.

Bienestar emocional

  • Proporcionan herramientas para gestionar adecuadamente las emociones propias y ajenas.
  • Generan un sentido de pertenencia y aceptación en el entorno social.
  • Reducen el estrés y la ansiedad al mejorar la calidad de las relaciones interpersonales.

Ejemplos de Habilidades Sociales

Las Habilidades Sociales son fundamentales en diversos contextos, como las interacciones cotidianas, el ámbito laboral y el contexto familiar, facilitando la comunicación efectiva y las relaciones saludables.

Situaciones cotidianas

  • Escuchar atentamente a los demás, mostrando interés en sus opiniones.
  • Expresar gratitud mediante gestos o palabras para fortalecer los lazos sociales.
  • Saber formular preguntas de manera adecuada para mantener una conversación fluida.

Ámbito laboral

  • Trabajar en equipo de manera colaborativa, respetando las ideas y aportes de cada miembro.
  • Comunicarse de forma clara y asertiva para evitar malentendidos y conflictos en el entorno laboral.
  • Desempeñar roles de liderazgo, motivando al equipo y facilitando la consecución de objetivos.

Contexto familiar

  • Practicar la empatía con los miembros de la familia, comprendiendo sus emociones y necesidades.
  • Comunicar de manera efectiva sentimientos y emociones para fortalecer los vínculos familiares.
  • Resolver conflictos de forma constructiva, escuchando a todas las partes involucradas y buscando soluciones consensuadas.

Desarrollo de Habilidades Sociales

Las Habilidades Sociales se pueden fortalecer mediante diversas estrategias y ejercicios prácticos que facilitan su adquisición y mejora continua. A continuación se presentan algunas recomendaciones clave:

Estrategias para desarrollar Habilidades Sociales

  • Practicar la escucha activa, prestando atención a las emociones y mensajes del interlocutor.
  • Participar en actividades que fomenten la interacción social, como clubs o grupos de interés.
  • Buscar oportunidades para expresar de manera adecuada opiniones y sentimientos.

Ejercicios prácticos

Para fortalecer las Habilidades Sociales, es recomendable llevar a cabo ejercicios prácticos que simulen situaciones reales de interacción. Algunas actividades efectivas incluyen:

Role-playing

  • Representar distintos roles en situaciones sociales para practicar la empatía y la asertividad.
  • Intercambiar roles permite comprender diferentes perspectivas y enriquecer la comunicación.

Dinámicas de grupo

Participar en dinámicas grupales favorece la comunicación, la resolución de conflictos y el trabajo en equipo. Algunas dinámicas efectivas incluyen:

  • Juegos de cooperación que requieran comunicación constante entre los participantes.
  • Actividades que promuevan la empatía y el entendimiento de las emociones de los demás.

Importancia del feedback

Recibir retroalimentación o feedback sobre nuestras interacciones sociales es fundamental para identificar áreas de mejora y reforzar aquellas habilidades que ya se han desarrollado. El feedback constructivo permite ajustar la conducta y potenciar la efectividad en nuestras relaciones interpersonales.

Relación entre Habilidades Sociales y salud mental

La relación entre las Habilidades Sociales y la salud mental es fundamental en el bienestar emocional de las personas. Aquí se abordan dos aspectos relevantes en esta conexión: los trastornos mentales y el déficit en habilidades sociales, así como las terapias basadas en estas habilidades.

Trastornos mentales y déficit en Habilidades Sociales

  • El déficit en Habilidades Sociales puede estar asociado con diversos trastornos mentales, ya que la falta de habilidades para relacionarse puede dificultar la adaptación psicosocial de los individuos.
  • Problemas como la ansiedad, la depresión, la esquizofrenia y las adicciones pueden estar vinculados a carencias en la capacidad de establecer conexiones sociales saludables.

Terapias basadas en Habilidades Sociales

Para abordar estos trastornos y déficits en Habilidades Sociales, se emplean terapias que se centran en mejorar la capacidad de las personas para relacionarse de manera efectiva. Algunas estrategias terapéuticas incluyen:

  • Entrenamiento en Habilidades Sociales: programas que enseñan técnicas específicas para mejorar la interacción social y la comunicación emocional.
  • Intervenciones cognitivo-conductuales: enfoques que buscan modificar patrones de pensamiento y comportamiento relacionados con las Habilidades Sociales.
  • Grupos de apoyo: espacios donde las personas pueden practicar sus Habilidades Sociales y recibir feedback constructivo de sus pares.

La teoría del aprendizaje social y las Habilidades Sociales

La importancia del aprendizaje social y sus efectos en el desarrollo de Habilidades Sociales han sido ampliamente estudiados en psicología. En este sentido, el modelo propuesto por Albert Bandura destaca como un referente clave en la comprensión de cómo adquirimos y mejoramos nuestras Habilidades Sociales.

El modelo de Albert Bandura

Albert Bandura, psicólogo reconocido por su trabajo en el campo del aprendizaje social, postuló que las Habilidades Sociales son adquiridas a través de la observación y la imitación de modelos sociales. Según su teoría, el ser humano es capaz de aprender y mejorar sus Habilidades Sociales al observar las conductas y consecuencias de otros individuos.

Aprendizaje vicario

El aprendizaje vicario, un concepto central en la teoría de Bandura, hace referencia a la capacidad de adquirir Habilidades Sociales mediante la observación del comportamiento de otros y las consecuencias que experimentan. Este proceso permite a las personas aprender nuevas conductas sin necesidad de experimentar directamente las situaciones.

Refuerzos positivos

  • Los refuerzos positivos juegan un papel importante en el desarrollo de Habilidades Sociales, ya que contribuyen a la consolidación de conductas socialmente adecuadas.
  • Reforzar positivamente las interacciones sociales que cumplen con las normas establecidas favorece su repetición y mejora progresiva.
  • Los elogios, la atención positiva y las recompensas son ejemplos de refuerzos positivos que pueden potenciar el aprendizaje y la aplicación de Habilidades Sociales efectivas.

Habilidades Sociales en diferentes etapas de la vida

Infancia y desarrollo social

En la infancia, se sientan las bases para las Habilidades Sociales futuras. Los niños aprenden a interactuar con sus pares, desarrollando habilidades como la empatía y la comunicación no verbal.

Adolescencia y habilidades sociales

La adolescencia es una etapa crucial para el desarrollo de Habilidades Sociales más complejas. Los jóvenes aprenden a manejar sus emociones, a establecer relaciones significativas y a resolver conflictos de manera constructiva.

Adultez y relaciones interpersonales

En la adultez, las Habilidades Sociales adquiridas durante la infancia y la adolescencia se ponen a prueba en diferentes contextos, como el laboral y el familiar. Las relaciones interpersonales se vuelven más complejas, requiriendo habilidades como el liderazgo y la gestión de equipos.

El papel de las Habilidades Sociales en el ámbito profesional

Las Habilidades Sociales desempeñan un rol fundamental en el entorno laboral, facilitando la interacción efectiva y constructiva entre los colaboradores. A continuación, se detallan algunos aspectos clave:

Trabajo en equipo

  • Colaboración mutua
  • Comunicación abierta
  • Diversidad de opiniones

Comunicación efectiva en el entorno laboral

  • Expresión clara de ideas
  • Escucha activa
  • Feedback constructivo

Liderazgo y gestión de equipos

El liderazgo efectivo se basa en la empatía, la capacidad de motivar al equipo y la toma de decisiones ponderadas. La gestión de equipos implica la coordinación de tareas, el establecimiento de metas claras y el fomento de un ambiente de trabajo positivo.

Evaluación de las Habilidades Sociales

La evaluación de las habilidades personales, no obstante, es otro asunto complicado.

El problema es que un concepto tan complejo y cargado de habilidades tan diversas siempre es difícil de operativizar.

Al margen de los autoinformes y la observación, se han elaborado distintos instrumentos cuyo objetivo es recoger una medida de este constructo. Algunos instrumentos como el CEIC (Conocimiento de Estrategias de Interacción con los Compañeros, 1995) o el CEICA: (Entrevista sobre Estrategias de Interacción con los Compañeros para Adolescentes, 1995) de Díaz-Aguado y Royo son eminentemente prácticos.

La evaluación constante de nuestras Habilidades Sociales es fundamental para garantizar un desarrollo continuo y efectivo en nuestras interacciones. Para lograr este objetivo, es importante considerar diversas herramientas y estrategias que nos permitan medir nuestro progreso y ajustar nuestras metas a medida que avanzamos.

Herramientas de evaluación

  • Autoevaluaciones periódicas para identificar áreas de mejora.
  • Feedback de personas cercanas para obtener diferentes perspectivas.
  • Participación en situaciones sociales diversas para poner a prueba nuestras habilidades.

Planificación de objetivos

Establecer objetivos claros y alcanzables es esencial para mejorar nuestras Habilidades Sociales de manera efectiva. Al definir metas específicas, podemos enfocar nuestros esfuerzos en áreas prioritarias y medir nuestro progreso a lo largo del tiempo.

Seguimiento y ajuste de estrategias

El seguimiento regular de nuestros avances nos permite identificar qué estrategias son más efectivas y cuáles requieren ajustes. Al mantenernos flexibles y adaptativos, podemos mejorar continuamente nuestras Habilidades Sociales y potenciar nuestro bienestar emocional.

Carmona, C. G. H., & Melo, N. A. (1999). Comunicación interpersonal: programa de entrenamiento en habilidades sociales. Alfaomega.

Eceiza, M., Arrieta, M., & Goñi, A. (2008). Habilidades sociales y contextos de la conducta social. Revista de psicodidáctica.

García, M. D. R. V., Tobar, F. R. L., Delgado, V. M. V., & Gómez, M. N. M. (2017). Habilidades sociales. Revista salud y ciencias1(2), 8-15.

Medina, C. H. M. (2021). Las habilidades sociales, factor clave para una interacción efectiva. Polo del Conocimiento: Revista científico-profesional6(2), 3-16.

Roca, E. (2014). Cómo mejorar tus habilidades sociales (Vol. 4). Valencia: Acde.

Torres, M., González, C., Fabian, D., & Ullon, E. (2014). Las habilidades sociales. Un programa de intervención en Educación Secundaria Obligatoria, 11-15.

Autor

Foto de Juan Ramón Pereira Docampo

Juan Ramón Pereira Docampo

Universidad Miguel Hernández, España.

LinkedInLinkedIn

Psicólogo Especializado en Adicciones y Salud Mental

Juan Ramón Pereira Docampo ha trabajado durante 10 años en el sector de la salud mental y la patología dual. Su experiencia incluye el trabajo con penas privativas de libertad y menores internados en centros de menores. Aunque su tesis doctoral se centró en la prevención del consumo de drogas entre adolescentes, sus intereses abarcan diversas áreas, como las adicciones, la salud mental y el análisis de la conducta violenta.

Experiencia Profesional

– Salud Mental y Adicciones: Ha desarrollado una extensa carrera en el tratamiento y prevención de adicciones y problemas de salud mental, incluyendo la patología dual.
– Sistema Penitenciario: Experiencia en el ámbito de las penas privativas de libertad y con menores internados en centros de menores.

Artículos Científicos: Ha publicado en revistas científicas de alto impacto tanto a nivel nacional como internacional. Algunas de las revistas en las que ha publicado incluyen:
– Psicothema
– Revista de Psicopatología con Niños y Adolescentes.
– Revista de Psicología Forense de la Universidad Complutense de Madrid.
– Prevention Science

Áreas de Interés

– Adicciones: Prevención y tratamiento del consumo de drogas, especialmente entre adolescentes.
– Salud Mental: Intervenciones en patología dual y trastornos mentales.
– Conducta Violenta: Análisis y tratamiento de la conducta violenta.

Juan Ramón Pereira Docampo es un profesional destacado en el ámbito de la salud mental y las adicciones, con una amplia trayectoria en investigación, publicaciones científicas y participación en eventos académicos. Su trabajo contribuye significativamente al entendimiento y tratamiento de las adicciones y problemas de salud mental.

José Pedro Espada

Universidad Miguel Hernández, España.

Google ScholarGoogle Académico

Catedrático de Psicología y Experto en Intervención Clínica

José Pedro Espada es doctor en psicología y profesor del Departamento de Psicología de la Salud en la Universidad Miguel Hernández (UMH). Imparte las asignaturas Tratamientos Psicológicos y Trastornos Psicológicos y Terapia Aplicada en Psicología de la Salud en la licenciatura de Psicología. También es docente en la Maestría Iberoamericana de Drogodependencias y colabora en cursos de postgrado en psicología.

Formación Académica

– Psicología Clínica y de la Salud: Formado en prestigiosas instituciones como City University de Nueva York, Stony Brook University (Nueva York), Montclair State University (Nueva Jersey) y Cornell University (Nueva York).

Publicaciones Destacadas

Libros:

– Técnicas de grupo (Editorial CCS, 2001, 2002, 2003).
– Prevenir el sida (Ediciones Pirámide, 2001).
– Prevención del abuso de alcohol y drogas de síntesis – Programa Saluda (Pirámide, 2003).
– Educar en la Autoestima (Editorial CCS, 2004).
– Terapia Psicológica (Pirámide, 2004).
– Terapia Psicológica con niños y adolescentes (Pirámide, 2005).

Experiencia Profesional

– Investigación y Docencia: Profesor Titular de la UMH, dirige el Grupo de Investigación AITANA (Análisis, Intervención y Terapia Aplicada con Niños y Adolescentes). Ha dedicado más de veinticinco años a la investigación y docencia en la intervención en problemas psicológicos.
– Psicología Clínica: Trabaja como psicólogo clínico en el Centro de Psicología Aplicada de la UMH.
– Empresarial: Co-fundador de PSICOLÓGICA, una spin-off de la UMH dedicada a la salud mental.

Áreas de Interés

– Intervención Clínica: Especializado en tratamientos psicológicos y terapias aplicadas, especialmente en niños y adolescentes.
– Drogodependencias: Docente en la Maestría Iberoamericana de Drogodependencias y colaborador en programas de prevención del abuso de sustancias.

José Pedro Espada es un referente en el ámbito de la psicología clínica y de la salud, combinando una sólida carrera académica con una activa participación en la práctica clínica y la investigación aplicada.

Citar este artículo:

Pereira, J., Espada, J. (1 junio, 2017).  Habilidades Sociales: Claves para mejorar las relaciones y bienestar emocional. Instituto Salamanca. https://institutosalamanca.com/blog/habilidades-sociales-mejorar-relaciones

Este artículo es distribuido bajo licencia Creative Commons: 

1 comentario en «Habilidades Sociales: Claves para mejorar las relaciones y bienestar emocional»

Deja un comentario


Chat WhatsApp

Logotipo Instituto Salamanca