¿Qué es el Modelo Biopsicosocial de la Salud?

El modelo señala que la exposición a un agente patógeno, por ejemplo, un virus o una bacteria, no desemboca  necesariamente en la infección y el desarrollo de enfermedad por parte del individuo expuesto, sino que dependerá del grado de vulnerabilidad inmunológica que éste presente; a su vez, esa mayor o menor vulnerabilidad estará en relación con los hábitos de salud (dieta, tabaco, alcohol, práctica deportiva, horas de sueño, etc.), el ajuste psicológico (por ejemplo, los niveles de estrés) y social (disponibilidad de apoyo social entre otros) de cada individuo.

El surgimiento de esta nueva forma de conceptuar  la salud, llevó también a la psicología, a reconceptualizar y replantearse las tareas que venía desarrollando en el campo de la Psicología Clínica; tales reajustes pudieran resumirse a partir de la compilación realizada por Santacreu (1991):

– La Psicología de la Salud se plantea como objeto de estudio del comportamiento humano, que incluye las llamadas cogniciones, las respuestas fisiológicas o biológicas no observables en sí mismas y las conductas manifiestas u observables.

– Las leyes, modelos o teorías que describen, explican o predicen el comportamiento  humano son las mismas para el comportamiento normal y anormal, para la salud y la enfermedad.

– El comportamiento humano anormal está constituido por formas de adaptación al ecosistema que finalmente resultan inadecuadas a corto o largo plazo.

– Los psicólogos clínicos intentan aliviar a los individuos que demandan su ayuda, por medio de los conocimientos psicológicos.  En general, no se plantea el cambio del ecosistema, entre otras cosas por que  no está a su alcance, salvo que se trate de niños o adultos con actividad restringida.

– Los ecosistemas en los que el organismo está inmerso y el ambiente físico y social en el que se mueve, determinan en gran parte, no sólo los comportamientos adaptativos concretos, sino los sistemas generales de adaptación.  Además, y ésta es la cuestión importante, determinados ecosistemas producen/inducen sistemas de adaptación específicos, inadecuados en otros ecosistemas o en un sistema más amplio.

– La capacidad de adaptación de un individuo a su ecosistema es función de los recursos biológicos y psicológicos que posea y de las exigencias del propio ecosistema (…).  De tal manera que podemos estudiar y comparar los distintos ecosistemas por su capacidad para provocar personas desadaptadas.

– Un individuo (organismo) se comporta respondiendo al medio o ecosistema, manipulando o modificando este medio, intentando adaptarse y teniendo en cuenta que la máxima prioridad para un mismo valor de refuerzo, son los efectos a corto plazo.  El grado de autocontrol que posea el individuo determinará la posibilidad de que considere los refuerzos a largo plazo.  Todo ello significa que el individuo reacciona ante el medio, y por tanto, su conducta está en función del ecosistema en el que está inmerso, pero también este ecosistema se modifica en la medida en que los individuos actúan o se comportan en él.

– El comportamiento no es más que el conjunto total de actuaciones de un individuo en un medio o ecosistema y, acotado dicho ecosistema en cuanto a sus dimensiones: familia cercana, barrio, ciudad o país,  puede ser valorado respecto a la dimensión de “saludable”.

– Los comportamientos saludables en un determinado medio a corto plazo no lo son siempre a largo plazo.  Por el contrario, los comportamientos no saludables (enfermos) a corto plazo son prácticamente improbables en el repertorio de respuestas del individuo y su probabilidad es función del tiempo entre respuesta y daño.

– El comportamiento de un individuo no es uniformemente saludable o enfermo, ni siquiera a corto plazo.

– La salud es el resultado del proceso de adaptación general de un individuo.  Cuando la evaluamos en un determinado individuo siempre lo hacemos con referencia a un ecosistema con independencia de que lo explicitemos o no.  Tomada como variable dependiente del proceso de adaptación de un organismo, la salud oscila a través del tiempo, con valores máximos y mínimos y depende de las variaciones del ecosistema y del grado y rapidez de adaptación del individuo.

Esta “nueva” forma del abordaje ha contribuido directamente al aumento en la comprensión del papel jugado por diversas variables comportamentales sobre la etiología y la progresión de la enfermedad, mediante la influencia de factores como el estrés sobre los sistemas nervioso, inmunitario, endocrino y del efecto de técnicas como el biofeedback y la relajación entre otros.

Ahora bien, claras diferencias se pueden encontrar entre el modelo biomédico y el modelo bio-psico-social;  entre las más relevantes se encuentran:

1. El modelo biomédico da la importancia a lo físico y lo fisiológico.

2. El modelo biopsicosocial añade importancia a los procesos psicológicos y cognitivos en el desarrollo y la vida del hombre y, por tanto, también en las patologías. Consiste en integrar los factores emocionales, sociales y comportamentales en la práctica médica. Se basa en la interacción (no sumatoria) de los tres determinantes principales del estado de salud: el biológico, el psicológico y el social. Todos estos factores se infieren unos de otros, no son separables, ni se pueden desintegrar, pero:

Los factores biológicos pueden ser tratados, mientras que, los factores psicológicos suelen descuidarse. Además, los factores sociales son los que casi nunca se atienden (rehabilitación, terapia ocupacional). Las intervenciones familiares hoy  en día son las peor atendidas de todas, aun cuando suelen ser las más efectivas.

En la figura 1 se resume lo expuesto, enfatizando la salud en función del grado de adaptación del organismo a su ecosistema, a corto, medio y largo plazo (Santacreu, Márquez y Zaccagnini, 1989).


Figura 1

Modelo biopsicosocial de la salud[1].

Modelo biopsicosocial de la salud

[1] Fuente: Santacreu, J., Márquez, M.O. y Zaccagnini, J.L. (1989) Estudio sobre definición conceptual y marco teórico para el desarrollo de intervención preventiva en drogadicción. Madrid: Comunidad Autónoma de Madrid

Ahora bien, el Modelo Biopsicosocial se conceptualiza en la interacción de los factores esquematizados en la figura 2 en donde:


Figura 2. 

Factores determinantes del modelo biopsicosocial (Engel 1977, 1980, 1981).

Si bien se ha destacado el Modelo Biopsicosocial como una “novedosa y amplia” manera de abordar los procesos de salud-enfermedad, en la Figura 2 se encuentran los factores biológicos, psicológicos y sociales que determinan el riesgo de contraer determinados padecimientos y que están íntimamente relacionados con el estilo de vida de cada individuo

Debido a que tales padecimientos resultan de un estilo de vida poco saludable y son no infecciosos, el interés desde una perspectiva conductual cobra gran relevancia. Aquí, la intervención psicológica toma un papel preponderante, pues el padecer enfermedades crónico degenerativas implica  la presencia / ausencia de diversas variables  psicológicas, comportamentales y actitudinales,  que dan lugar a valoraciones específicas en la calidad de vida de los individuos que las padecen.

Siendo así, resulta que la diabetes mellitus es una enfermedad crónica degenerativa que, como se ha señalado, es uno de los problemas de salud pública más importante en México y el mundo.

Referencias

Engel, G. L. (1977). The need for a new medical Model: A challenge for Biomedicine. Science, 196, 129-136.

Engel, G. L. (1980). The clinical application of the Biopsychosocial Model. American Journal of Psychiatry, 137, 535-544.

Engel, G. L. (1981). The clinical application of the Biopsicosocial Model. Journal Medicine Philos., 6, 101-125.

Santacreu, J.;  Márquez, M. O.  y Zacagnini, J. L. (1989). Estudio sobre definición conceptual y marco teórico para el desarrollo de intervención preventiva en drogadicción. Madrid: Comunidad Autónoma de Madrid.

Autoras:

Rebeca María Elena Guzmán Saldaña
Paola Silva Maldonado

Guzmán, M. E. & Maldonado, P.  Psicodiabetes. Bogotá: Biblomedia Editores, 2020. Edición Kindle https://biblomedia.com

Diplomado Psicologia Clinica Salud

Escriba un comentario