Skip to content

Prevención Primaria de la Depresión: Estrategias efectivas y enfoques sociales

Prevención primaria de la depresión

Felícitas Kort Rosemberg
Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México


La Prevención Primaria de la Depresión se enfoca en actuar antes de que los síntomas se manifiesten y aborda el entorno social en el que vivimos para fomentar una mayor resiliencia y bienestar emocional. En este texto, exploraremos diversas ideas para implementar medidas preventivas que abarquen el medio ambiente social y favorezcan el florecimiento de una comunidad emocionalmente saludable.

Prevención Primaria de la Depresión

Estudios sobre el comportamiento humano muestran que las experiencias positivas y la disminución de los trastornos conductuales, tales como la negligencia, el fracaso escolar, el maltrato al menor y a la mujer, conducen a una mayor competencia del ciudadano, a menos actos de violencia y menos ausentismo por causa de las enfermedades físicas. Señalan también que una salud mental deficiente es nociva para el desarrollo social y económico. Las soluciones para estos problemas que se aplican sin el patrocinio de la ciencia no dejan de ser más que opiniones personales, conversaciones públicas.

Prevención Primaria de la Depresión

La Prevención Primaria consiste en reducir la incidencia del trastorno, su objetivo son los factores de riesgo antes de la enfermedad. La prevención secundaria está orientada a reducir la prevalencia y enfoca el tratamiento del trastorno. Y en la prevención terciaria los objetivos son la rehabilitación y la prevención de la recaída. (Neumer y Junge, 2004).

La Prevención Primaria comienza por la vía de la divulgación de las actitudes y apreciaciones en los medios de comunicación y en la opinión pública. Esto con el fin de corregir la errada percepción que se tiene sobre este trastorno, tales como:

  1. Impartir información en programas de prevención para las escuelas y la comunidad
  2. Detección temprana de los casos.
  3. Identificación de posible patología en la familia.
  4. Campaña informativa sobre depresión.
  5. Reducción del estigma de la enfermedad Mental.
  6. Programas con modelos de personajes a imitar.
  7. Prevención/Educación sobre abuso de drogas psicotrópicas.

NIMH y la Prevención Primaria de la Depresión

Desde la década de 1980, el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) en Washington, inicia una Campaña de Educación al Público intitulada «La Depresión: Conocimientos, Identificación y Tratamiento de la Depresión». Se trata de un programa dirigido al público general en situación de alto riesgo que describe la posibilidad de un pronto alivio para toda persona sujeto a la necesidad de un diagnóstico, divulgación de los síntomas y los tratamientos disponibles, los sitios a donde acudir.

El impacto de la televisión

Aun no siendo tan eficaz como la atención personal inmediata por un especialista de la salud mental, la televisión al menos permite reducir los niveles de probabilidades en la población de alto riesgo.

Muñoz (1993) comprueba que si la televisión toma parte reduce la depresión en un 2% para un público de 100.000 personas. Esto tiene un mayor impacto que una intervención en grupo con una reducción del 50% de la incidencia, pero que solo es asequible a 200 personas. Una investigación muestra cómo los mensajes presentados por la televisión tienen consecuencias incalculables en las variables psicológicas. Tanto el comportamiento como el tono afectivo mostraron los cambios deseados en una muestra importante de habitantes en la ciudad de San Francisco por medio de una serie de piezas para la televisión en los cuales se enseña cómo tener comando sobre el tono afectivo. Cita este autor cómo en Australia fue posible reducir por medio de la televisión el consumo del alcohol al sensibilizar a los habitantes sobre sus consecuencias nocivas.

Esta minuciosa investigación enumera una serie de lecciones para el público en general. En particular, para la población de habla hispana. En las cuales se informa al ciudadano los datos necesarios para que comprenda y conozca las estrategias dirigidas a la prevención de la depresión, cuyo objetivo es contribuir con el Movimiento de Prevención primaria de la depresión.

  1. Descripción de los enfoques actuales sobre cómo controlar la depresión.
  2. Análisis de los pensamientos que influyen en el estado de ánimo.
  3. Programación de actividades que afectan el humor de un modo positivo.
  4. Influencia del contacto con personas de buen estado de ánimo.
  5. Prevención de la desesperanza.

Movimiento de Prevención Primaria de la Depresión

El Movimiento de Prevención primaria de la depresión se difunde a diversos países del mundo. Su objetivo es retroceder las fronteras de los hechos inevitables. Su propuesta al público general es:

  1. Participar las características de la depresión y la desesperanza al mayor número de personas, además de hacerlo individualmente.
  2. Facilitar que las personas conozcan el aspecto cualitativo de la depresión «antes-del-hecho», es decir, antes que aparezca.
  3. Participar a la población, al mismo tiempo que se imparte información sobre los desajustes emocionales, los conocimientos para el bienvivir.

En el mundo existen numerosos programas diseñados para la prevención y tratamiento de la depresión que tienen una repercusión a largo plazo (entre 5 y 15 años) en la salud mental y social y los cuales se traducen en menos deserción, menos delincuencia y más empleo.

Programa Cognitivo Conductual para la Prevención Primaria de la Depresión

En Alemania, a través del Ministerio de Ciencias, Investigaciones y Educación, patrocinó un Programa de Prevención de los Trastornos de Ansiedad y Depresión porque estos afectan a la población en general. El Programa de 8 sesiones titulado GO «Gesundheit und Optimismus» Salud y Optimismo (Neumer et al. 2000) en su primera fase tiene como meta disminuir las adicciones negativas: cigarrillo, alcohol y drogas que son las consecuencias sociales de estos trastornos cuyo costo para el sistema público social es enorme y en la segunda enfoca las estrategias cognitivas para el tratamiento y prevención de la depresión.

Los resultados de este programa cognitivo conductual son la adquisición de un conocimiento específico sobre los trastornos de depresión y ansiedad, la disminución de los síntomas, los cambios en el modo equivocado de pensar y la activación en el desarrollo social. Sus objetivos son lograr relaciones gratas con los demás, auto aceptación, propósitos en la vida, autonomía y control del ambiente que son algunos de los elementos del bienestar psicológico.

Resultados de las investigaciones

¿Qué dicen las investigaciones? Ciertos pensamientos e imágenes automáticamente acompañan a la experiencia de la depresión y cuando los pensamientos se modifican en una dirección realista, la depresión disminuye.

El tratamiento cognitivo conductual para la depresión, según los resultados que aportan las ciencias del comportamiento, pudiera ser realizado en un plazo promedio de 16 sesiones, cuyo proceso psicoterapéutico es el siguiente:

  • Sesiones 1 – 2 Evaluación. Razonamientos realistas. Contrato Psicoterapéutico.
  • Sesiones 3 – 6 Estrategias Cognitivo-Conductuales. Auto-Registro de los pensamientos.
  • Sesiones 7 – 12 Detección, análisis y cambio de los Errores del Pensamiento
  • Sesiones 13 – 14 Enfocando las Creencias, los Esquemas y los Pensamientos Automáticos
  • Sesiones 15 – 16 Prevención de las Recaídas, Término, Autoayuda y Seguimiento son los resultados del Programa GO

En su segunda fase, el programa GO para la Prevención Primaria de la Depresión tiene una clara estructura de 5 módulos:

  1. Introducción.
  2. Ansiedad
  3. Depresión
  4. Competencia Social.
  5. Evaluación.

En cada uno de los módulos se enseña a modificar las cogniciones, a activar la conducta y a desarrollar la competencia social (Neumer y Junge 2004).

Australia

En países tan lejanos como Australia, en donde se desarrolló un Programa de Estrategia Nacional de Salud Mental en combinación con el Ministerio de Educación y los Liceos. Dicho Programa titulado «Adolescente en Control de sus Emociones (ACE)» Rappee y Wignall (2001) consiste en una intervención Cognitivo-Conductual de 8 semanas en las cuales 1600 adolescentes:

  • Mejoran el estado de ánimo y la comunicación afirmativa
  • Participan en programas de salud mental en los Liceos
  • Disminuyen el número de deserciones

Intervenciones puntuales como las arriba citadas se basan en la evidencia científica disponible, la cual está integrada a las experticias y mediciones del profesional de la salud mental, quien orienta hacía mejorar la calidad de vida, disminuir el costo social y encabezar la activación de los niveles de competencia socioeconómicos en la validez empírica.

Recomendaciones

Para la Prevención Primaria de la Depresión se recomienda:

a. Difundir en la población campañas informativas sobre los trastornos depresivos.

b. Crear un Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Salud Mental

c. Preparar a profesionales de atención primaria para la detección temprana de la depresión

d. Publicar y divulgar más información para la prevención en salud mental

e. Informar sobre la psicoterapia conductual y cognitiva como una estrategia educativa para desarrollar un programa de prevención y tratamiento de la depresión.

En términos generales, lo que podemos hacer para la Prevención Primaria de la Depresión y promover una salud mental positiva se centra en las siguientes áreas:

Fortaleciendo conexiones sociales

El apoyo social y la sensación de pertenencia son esenciales para mantener la salud mental. Al fortalecer las conexiones sociales en nuestras comunidades, creamos un entorno donde las personas pueden compartir sus experiencias y emociones, lo que disminuye la soledad y el aislamiento social, factores de riesgo para la depresión. Además, el apoyo de amigos y familiares puede ser un factor protector ante situaciones estresantes, proporcionando un sistema de apoyo que puede ayudar a hacer frente a los desafíos emocionales.

Educación sobre la salud mental

La educación sobre la salud mental es clave para aumentar la conciencia y comprensión de los trastornos mentales, incluida la depresión. Al difundir información sobre los síntomas, el tratamiento y cómo buscar ayuda, se fomenta una actitud abierta y positiva hacia la salud mental. La identificación temprana de los signos de la depresión y la promoción de la búsqueda de apoyo psicológico son esenciales para prevenir el agravamiento de los problemas emocionales.

Reducción del estrés y la presión social

El estrés crónico y la presión social excesiva pueden tener un impacto significativo en la salud mental y aumentar el riesgo de depresión. Al abordar las fuentes de estrés y promover un estilo de vida saludable, se reducen las posibilidades de desarrollar trastornos depresivos. Fomentar un ambiente menos competitivo y más tolerante hacia el autocuidado y el bienestar emocional puede contribuir a una mayor resiliencia y bienestar mental.

Apoyo familiar y parental

El entorno familiar desempeña un papel crucial en la prevención de la depresión, especialmente en niños y adolescentes. Un ambiente afectivo y de apoyo, con una comunicación abierta y expresión emocional positiva, puede ayudar a reducir la vulnerabilidad ante la depresión. Los padres y cuidadores pueden brindar un sistema de apoyo sólido, alentando el autocuidado y buscando ayuda profesional si es necesario.

Intervención comunitaria

La intervención comunitaria implica acciones dirigidas a nivel local y colectivo para mejorar la salud mental en la comunidad. A través de campañas de sensibilización, eventos sociales y grupos de apoyo, se puede crear una red de apoyo emocional que disminuya el estigma asociado con los problemas de salud mental y fomente un ambiente acogedor y comprensivo.

Conclusión

Las investigaciones en psicoterapia cognitiva (Beck, 2002) indican su eficacia de la psicoterapia conductual y cognitiva en los casos de depresión leve y moderada, la cual a través de los pensamientos y conductas específicas modifica percepciones deformadas de la realidad que conducen al pesimismo y a la desesperanza. La manera como una persona actúa y siente está sujeta a la percepción de sus experiencias, cuando se modifican las creencias disfuncionales perdura la mejoría de los síntomas.

La Prevención Primaria de la Depresión, centrada en el entorno social, es un campo de acción que puede generar un impacto positivo en la salud mental de las personas. Al fortalecer conexiones sociales, educar sobre la salud mental, reducir el estrés y la presión social, brindar apoyo familiar y promover intervenciones comunitarias, podemos crear un ambiente propicio para la prevención y la promoción del bienestar emocional.

Referencias

Neumer, S. y Junge, J. (2004). Congreso Mundial de Psicoterapias Cognitivas, Japón: Programa GO (Gesundheit und Optimismus).

Muñoz, R., Glish, M., Soo-Hoo, T., & Robertson, J. (1982). The San Francisco Mood Survey Project: Preliminary work toward the prevention of depression. American Journal of Community Psychology.

Rapee, R., & Wignall, A. (2001). Programa Cognitivo Conductual ACE, Gobierno de Australia.

Citar:

Rosemberg, F. K. (31 julio, 2023). Prevención primaria de la depresión: orientada hacia el medio ambiente social. Instituto Salamanca. https://instsal.me/fsdni


Este artículo es distribuido bajo licencia Creative Commons:

5 1 voto
Valoración artículo

0 Opiniones
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios