Skip to content

Resiliencia y sus siete pilares para enfrentar la adversidad

Resiliencia y sus siete pilares

Eleonora García Quiroga, Claribel Morales de Barbenza.
Universidad Nacional de San Luis, Argentina.


La Resiliencia es la capacidad de adaptarse de manera positiva ante el estrés y la adversidad. Se trata de superar situaciones difíciles y desarrollarse en un entorno positivo. Aprender de las dificultades, contar con apoyo social y cuidar de nuestras emociones son claves para desarrollarla. Este concepto es fundamental no solo en el ámbito de la psicología, sino también en la sociología y la tecnología. A continuación, exploraremos en profundidad qué es y su importancia en nuestra vida.

¿Qué es la Resiliencia?

La Resiliencia es un concepto ampliamente estudiado en la psicología y otras disciplinas que se refiere a la capacidad humana de afrontar y superar situaciones adversas. Va más allá de la simple capacidad de resistencia, ya que implica la capacidad de adaptación y crecimiento positivo frente a la adversidad.

Es un instrumento clínico que exige un cuadro de referencia moral. Esto implica que un individuo debe superar la situación de adversidad dentro de las normas culturales en las que él se desenvuelve, es decir, que deberá desarrollar alguna idea de lo que es aconsejable y aceptable.

La Resiliencia se sustenta en la interacción entre la persona y el entorno, ya que ambos niveles necesitan crecer juntos; por lo tanto, es importante revisar, desde el punto de vista psicológico, cuál es el rol que juega la relación con el otro en su desarrollo.

La Resiliencia no debe considerarse como una capacidad fija, sino que puede variar a través del tiempo y de las circunstancias. (Suárez Ojeda, 1993). No debe olvidarse que la vida presenta situaciones traumáticas como muerte de un familiar, divorcio, corrupción social, etc.; entonces, cualquier actitud que se adopte deberá estar nutrida por un contexto alentador. (Parral, Contreras, 1999).

Si se piensa que la Resiliencia del individuo influye en el grupo, generando conductas resilientes colectivas, por qué no considerar que la Resiliencia del grupo también impacta en el individuo y, por qué no hablar de grupos resilientes que no necesariamente están compuestos por individuos resilientes, y que expresan en sí mismos estas conductas solo de manera colectiva.

Definición de Resiliencia

La Resiliencia se define como un proceso multidimensional que involucra factores individuales, familiares, comunitarios y culturales. Es la capacidad de recuperarse y adaptarse de manera positiva frente al estrés y la adversidad, permitiendo a las personas superar situaciones difíciles y mantener un funcionamiento adecuado en su vida cotidiana.

Entre las diversas definiciones del concepto se encuentran las siguientes:

  • Enfrentamiento efectivo ante eventos y circunstancias de la vida severamente estresantes y acumulativos. (Lösel, Blineser y Köferl, 1989).
  • Capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado por ellas. (Groetber, 1995).
  • Distingue dos componentes: la resistencia frente a la destrucción, esto es, la capacidad de proteger la propia integridad bajo presión, y, por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad para construir un conductismo vital positivo pese a circunstancias difíciles. (Vanistendael, 1994).

Sinónimos

  • Capacidad de recuperación.
  • Adaptabilidad.
  • Fortaleza emocional.
  • Elasticidad psicológica.
  • Superación personal.

Es importante destacar que la Resiliencia no es una capacidad innata, sino que puede ser desarrollada y fortalecida a lo largo de la vida. Su importancia radica en su capacidad para ayudar a las personas a afrontar y superar situaciones difíciles, promoviendo su bienestar emocional y su capacidad de adaptación.

Enfoques

Cabe mencionar dos enfoques complementarios al respecto, ya que es conveniente diferenciar entre el enfoque de Resiliencia y el Enfoque de Riesgo. Ambos son consecuencia de la aplicación del método epidemiológico a los fenómenos sociales. Sin embargo, se refiere a aspectos diferentes pero complementarios. Considerarlos en forma conjunta proporciona una máxima flexibilidad, genera un enfoque global y fortalece su aplicación en la promoción de un desarrollo sano.

El Enfoque de Riesgo

Se centra en la enfermedad, en el síntoma y en aquellas características que se asocian con una elevada probabilidad de daño biológico o social.

El enfoque de Resiliencia

Se explica a través de lo que se ha llamado el «Modelo del Desafío» o de la Resiliencia. El modelo muestra que las fuerzas negativas, expresadas en términos de daños o riesgo, no encuentran a una persona inerme en el cual se producirán, inevitablemente, daños permanentes. Describe la existencia de verdaderos escudos protectores que harán que dichas fuerzas no actúen linealmente, atenuando así sus efectos negativos, y a veces transformándolos en un factor de superación de la situación difícil. (Munist, Santos, y col., 1998).

Características de los factores

De acuerdo al modelo Yo Tengo, Yo Soy, Yo Estoy y Yo Puedo (Grotberg, 1995) que sustenta esta investigación, las características de los factores componentes de la Resiliencia son:

Yo tengo

a mi alrededor personas:

  • que me quieren incondicionalmente y en quienes confío.
  • me ponen límites.
  • me muestran por medio de su conducta la manera correcta de proceder.
  • ayudan cuando estoy en peligro o enfermo.
  • que desean que aprenda a desenvolverme solo.

Yo Soy

  • una persona por la que otros sienten aprecio y amor.
  • feliz cuando hago algo bueno para los demás.
  • respetuoso de mí mismo y de los demás prójimos.

Yo Estoy

  • dispuesto a responsabilizarme de mis actos.
  • seguro que todo saldrá bien.

Yo Puedo

  • hablar sobre cosas que me asustan o me inquietan.
  • buscar el momento apropiado para hablar con alguien o actuar.
  • encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito.

La Resiliencia es el resultado de una combinación de estas actitudes y rasgos.

Los siete pilares de la Resiliencia

En sus estudios, Wolin y Wolin (1993) utilizan el concepto de «mandala de la Resiliencia», para desarrollar la noción de 7 pilares, que designan aquellos atributos que aparecen con frecuencia en personas consideradas resilientes. Estos son:

1. La introspección

Es la capacidad de conocer, de saber lo que pasa alrededor y es fundamental para comprender las situaciones y adaptarse a ellas.

2. La independencia

Se refleja en conductas tales como no involucrarse, «no enganchar», en situaciones conflictivas.

3. La capacidad de interacción

Esta capacidad está presente en la habilidad para reclutar pares y de establecer redes sociales de apoyo.

4. La capacidad de iniciativa

Aparece en la inclinación al estudio, la práctica de deportes y en realizar actividades extraescolares, como trabajos voluntarios, comunitarios y hobbies.

5. La creatividad

Esta capacidad se expresa en el desarrollo de habilidades artísticas.

6. La ideología personal

En la adolescencia se desarrollan valores propios y se establecen juicios en forma independiente de los padres. Se desarrolla el sentido de la compasión, justicia y lealtad.

7. El sentido del humor

Capacidad invaluable que permite aliviar tensiones y ver la vida con una perspectiva más ligera. Es una herramienta esencial para la adaptabilidad emocional y el bienestar social. El sentido del humor contribuye al sostén de las identificaciones grupales.

Los pilares de la Resiliencia se han categorizado y agrupado en cuatro componentes, que permiten diseñar y ensayar perfiles relacionados con el concepto. (Suarez Ojeda, 1997).

1. Competencia social. El individuo resiliente muestra capacidad para establecer relaciones positivas con otros seres humanos.

2. Resolución de problemas. Ya en la adolescencia se evidencia la capacidad de juzgar ideas y sistemas filosóficos.

3. Autonomía. Consiste en la habilidad para poder actuar independientemente, y en el control de algunos elementos del propio ambiente.

4. Sentido de propósito y de futuro. Este componente se relaciona con el sentido de la autonomía y de la propia eficacia. Este parece ser uno de los más poderosos predictores de resultados positivos. De las cualidades que lo integran las que se han asociado con más fuerza a la presencia de adultos resilientes han sido las aspiraciones educacionales y el sentimiento de un futuro mejor.

Importancia de la Resiliencia en la vida

La Resiliencia juega un papel fundamental en la vida de las personas, permitiéndoles superar situaciones adversas y enfrentar los desafíos con una actitud positiva. A continuación, exploraremos algunas de las razones por las cuales es de gran importancia en diversos aspectos de la vida.

Superando situaciones adversas

La habilidad de recuperarse y adaptarse ante adversidades es crucial en nuestras vidas. Esta fortaleza nos permite manejar desafíos como la pérdida de un ser querido, enfrentar enfermedades o superar fracasos. Mediante esta capacidad, encontramos maneras de ajustarnos y continuar adelante, incluso en los momentos más sombríos.

Adaptación positiva frente a la adversidad

Nuestra capacidad para adaptarnos positivamente ante circunstancias desfavorables es clave. En vez de sucumbir a la adversidad, esta fortaleza nos motiva a encontrar soluciones, aprender lecciones valiosas y descubrir oportunidades para el crecimiento personal. Esta habilidad de ajuste positivo nos asiste en mantener una visión optimista y manejar de manera efectiva el estrés y la presión.

Desarrollo personal y social

La resiliencia juega un papel crucial en el desarrollo personal y social. Cuando somos resilientes, desarrollamos habilidades para afrontar desafíos, establecer metas claras y trabajar de manera constante para alcanzarlas. Además, la resiliencia nos permite establecer y mantener relaciones sólidas y saludables, construyendo una red de apoyo que nos brinda ayuda, comprensión y aliento en momentos difíciles.

Claves para desarrollar la Resiliencia

Desarrollar la capacidad de afrontar eficazmente los desafíos de la vida involucra adquirir habilidades y actitudes específicas. A continuación, se detallan algunas claves importantes para fortalecer esta habilidad vital:

Afrontar situaciones de estrés

El primer paso para desarrollar la resiliencia es aprender a hacer frente a las situaciones estresantes. Esto implica adoptar estrategias efectivas de manejo del estrés, como la práctica de técnicas de relajación, la búsqueda de actividades placenteras y la gestión adecuada de nuestro tiempo. Mantener una actitud positiva y optimista frente a las dificultades también es fundamental para afrontar el estrés de manera saludable.

Apoyo social y redes de apoyo

Contar con el apoyo de otras personas resulta crucial en el proceso de desarrollo de la resiliencia. Mantener conexiones sociales significativas nos brinda un soporte emocional importante, además de la posibilidad de compartir experiencias y consejos útiles. Construir y fortalecer nuestras redes de apoyo, tanto familiares como amistades, nos permite sentirnos respaldados y amparados durante momentos difíciles.

Aprender de las adversidades

Las adversidades son oportunidades para aprender y crecer. Aprender de las experiencias difíciles nos brinda la posibilidad de adquirir nuevas habilidades, desarrollar una mayor capacidad de adaptación y fortalecer nuestra Resiliencia. Es importante reflexionar sobre las lecciones aprendidas, identificar nuestros recursos personales y utilizarlos de manera efectiva para enfrentar los desafíos futuros.

A continuación, presentamos una tabla que desglosa distintos elementos que conforman esta habilidad vital. Cada columna proporciona una descripción de un aspecto específico de la resiliencia, junto con ejemplos para implementar estas habilidades en situaciones cotidianas.

Tabla 1
Aspectos clave y aplicaciones prácticas de la Resiliencia

Aspecto de ResilienciaDescripciónEjemplos Prácticos
OptimismoTendencia a ver y esperar resultados positivosPráctica de gratitud diaria, buscar el lado positivo en situaciones difíciles
AdaptabilidadCapacidad para ajustarse a cambios o desafíosAprender nuevas habilidades ante cambios en el trabajo
Manejo del EstrésHabilidad para enfrentar y reducir el estrésTécnicas de relajación como meditación o yoga
Apoyo SocialBuscar y ofrecer soporte en relacionesParticipar en grupos comunitarios, mantener conexiones con amigos y familia
Solución de ProblemasEnfocarse en encontrar solucionesAnálisis de situaciones difíciles y planificación de acciones para superarlas
PersistenciaContinuar a pesar de los obstáculosEstablecer metas a largo plazo y trabajar constantemente hacia ellas
Aceptación de CambiosReconocer y aceptar que el cambio es parte de la vidaAdaptarse a nuevas circunstancias en lugar de resistirse a ellas

La Resiliencia en diferentes ámbitos

La resiliencia es un concepto que encuentra aplicación en diversos ámbitos, demostrando su relevancia y utilidad en diferentes disciplinas. A continuación, exploraremos la resiliencia en la psicología, sociología y tecnología, y cómo se manifiesta en cada uno de estos ámbitos.

Resiliencia ámbitos

Resiliencia en la psicología

En el campo de la psicología, es un tema estudiado y valorado, ya que destaca la capacidad de los individuos para enfrentar situaciones adversas y superarlas de manera positiva. Los psicólogos exploran las habilidades y recursos internos que permiten a las personas desarrollar mecanismos de adaptación y crecimiento en tiempos de dificultad. Mediante terapias y técnicas específicas, se fomenta el fortalecimiento emocional y mental, promoviendo la resiliencia como una herramienta clave en el bienestar psicológico.

Resiliencia en la sociología

En el ámbito sociológico, la resiliencia se enfoca en la capacidad de los grupos sociales para enfrentar y superar adversidades, sin perder su identidad y relaciones internas. Se estudian los mecanismos de adaptación de las comunidades ante crisis y desafíos estructurales, analizando cómo logran mantener su cohesión social y reconstruir su tejido social después de situaciones difíciles. Se reconocen los factores sociales y culturales que influyen en la resiliencia de los grupos, y se busca promover entornos favorables que fortalezcan esta capacidad en la sociedad.

Resiliencia en la tecnología

En el ámbito de la tecnología, la resiliencia cobra importancia en el diseño y desarrollo de sistemas y aplicaciones que sean capaces de resistir y recuperarse de manera efectiva ante desastres y perturbaciones. Se buscan soluciones tecnológicas que aseguren la continuidad de los servicios y la protección de la información, incluso frente a acontecimientos imprevistos o ataques cibernéticos. El enfoque en la resiliencia tecnológica implica anticiparse a posibles problemas y diseñar sistemas robustos que puedan recuperarse rápidamente, minimizando el impacto en los usuarios y garantizando la eficacia y seguridad de las tecnologías.

  • En la psicología, se estudia la capacidad de adaptación y crecimiento individual en situaciones de adversidad.
  • En la sociología, se analiza cómo las comunidades se enfrentan a crisis y desafíos, manteniendo su cohesión y reconstruyendo su tejido social.
  • En la tecnología, se busca desarrollar sistemas y aplicaciones resilientes que sean capaces de resistir y recuperarse ante desastres y perturbaciones.

Referencias – Citas

Grotberg, E. (1995). A guide to promoting resilience in children: Strengthening the human spirit. The Hague, Netherlands: Bernard Van Leer Foundation.

Löesel, F., Bliesener, T., & Köferl, P. (1989). On the concept of invulnerability: Evaluation and first results of the Bielefeld Project. En M. Brambrig, F. Löesel, & H. Skowronek (Eds.), Children at risk: Assessment longitudinal research and intervention (pp. 186-219). New York: Walter de Gruyter.

Munist, M., Santos, H., Kotliarenco, M. A., Suárez Ojeda, E. N., Infante, F., & Grotberg, E. (1998). Manual de identificación y promoción de la resiliencia en la niñez y adolescencia. Washington D.C.

Parral, J., Contreras, M., Bonsignore, A., & Schust, J. P. (1999). Resiliencia: Sus claves generadoras. Revista Hospital de Niños, 4(181).

Suárez Ojeda, E. N. (1993). Resiliencia o capacidad de sobreponerse a la adversidad. Medicina y Sociedad, 16(3).

Vanistendael, S. (1994). La resiliencia: Un concepto largo tiempo ignorado. Ginebra, Suiza: Bice.

Wolin, S., & Wolin, S. (1993). The resilient self: How survivors of troubled families rise above adversity. Washington D.C.: Villard Books.

Citar:

García, E., Morales, C. (14 agosto, 2018). Resiliencia y sus siete pilares para enfrentar la adversidad. Instituto Salamanca. https://insal.net/jd8gw


Este artículo es distribuido bajo licencia Creative Commons:

4.9 16 votos
Valoración artículo

18 Opiniones
Más recientes
Más antiguos Más votados
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios